Seguidores

miércoles, 5 de mayo de 2010

La conchuda ¿Hot?


Aún un día de frío transpira copiosamente. Suda hasta dejar impregnada su ropa de un intenso olor. A esta pobre chica el problema se le agudiza con la tendencia de las compañías textiles a reducir costos y utilizar géneros sintéticos en la confección de sus prendas. De esta manera, se le hace casi imposible repetir el uso de modelitos de Once que tanta satisfacción le dieron al momento de ser adquiridos, por su relación precio/diseño. Ya no tiene prácticamente acceso a marcas de características aspiracionales como las 4 o 5 donde sus amigas prósperas siguen comprando. No obstante, ni aún invirtiendo las fortunas requeridas por las etiquetas de moda, hallará una prenda de algodón que absorba como es debido todo el hedor que ella produce. Y no hay que pensar en desodorantes y en antitranspirantes, el problema es el nylon. Ese enemigo del planeta, esa inmundicia pergeñada por el humano capitalista en su versión más baja, la lleva a pasar momentos de mucha vergüenza y desazón. Frente al hombre de sus sueños y luego de una caminata de verano, el monstruo sintético activa su veneno para recordarle qué poco dura la felicidad. No se culpa a la natural acción de las glándulas sudoríparas, ellas hacen su trabajo-aunque algo cebadas por el impulso hormonal del organismo en circunstancias románticas- normal. En minutos y, por muy triste que suene, el galán advierte la situación y una sombra de reproche y estupor se cierne sobre su rostro. Inmediatamente y tras varios fruncimientos nasales que denotan ex profeso su molestia enuncia : “¿Es tarde no?”.
Perpleja, ella deberá volver a su casa con la vergüenza de ser una persona de bien cuya anatomía rechaza las abyectas formas de los procesos industriales que invaden la socialización y el desarrollo psicoemotivo y sexual de una mujer moderna. La hot, una a la que el Rexona sí la abandona.

7 comentarios:

nora dijo...

juahhhhssss!

Cecilia dijo...

Además.. algunas de estas conchudas tienen una transpiración que decolora "la prenda". Levanta el brazo y zas!! la aureola blanca!!

Anónimo dijo...

y lo peor es que la "hot" ni siquiera puede recurrir al desodorante de hombre, que suele ser aún más trucho q el de mina y hasta fomenta los aromas indeseables...

cacho dijo...

a mi me gusta el olor a mujer...

nora dijo...

perdón, Cacho, revelá tu identidad porque no existe semejante clishé. Digo un cacho al q le guste el olor a mujer. Dejate de joder.

cacho dijo...

me gusta el futbol, me gusta el salamín, el fernet y el olor a mujer, que hay?

Adela y Nancy dijo...

Cacho de Buenos Aires